Parse error: syntax error, unexpected '[' in /htdocs/public/www/bioactualidad/wp-content/mu-plugins/resigny.php(1) : regexp code(1) : eval()'d code on line 183
Bioactualidad

Bioactualidad

Bionoticias

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente organiza una Jornada de formación: Prevención de incendios forestales para profesionales de la enseñanza: 26 y 27 de noviembre

JORNADAS DE FORMACIÓN PARA LA PREVENCIÓN DE INCENDIOS FORESTALES PARA PROFESIONALES DE LA ENSEÑANZA

La Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, impulsa el “Programa de Cursos de formación continua, para Técnicos de Instituciones Nacionales e Internacionales para el Desarrollo Rural 2013” como un medio para conseguir sus objetivos, considerando que la formación es el principal instrumento de cambio.

4: CURSO SOBRE FORMACIÓN Y SENSIBILIZACIÓN PARA LA PREVENCIÓN DE INCENDIOS FORESTALES DIRIGIDO A PROFESIONALES DE LA ENSEÑANZA

  PROGRAMA:

 Martes, 26 de noviembre

 09:00 Módulo I.- La defensa contra incendios forestales en España. Análisis general de acciones en materia de prevención y extinción. Causas de incendios forestales: José Joaquín Gallar Pérez-Pastor.  DGDRYPF-MAGRAMA

11:00 Módulo II.- Las técnicas de prevención de incendios forestales. La necesidad de una prevención activa para diversos colectivos sociales: José Ramón González Pan. DGDRYPF-MAGRAMA

12:00 a 14:00 Módulo III.- Tópicos y Mitos en la realización de actuaciones: Laura del Moral Vargas DGDRYPF-MAGRAMA

 14:00 Almuerzo          

15:00 a 17:00   Módulo IV.- Materiales y Recursos para el desarrollo de actuaciones de prevención de incendios. La importancia de lós médios audiovisuales: Pedro Pablo González Rodriguez-Armestre. Fotografo y divulgador ambiental   

17:00 a 18:00 Módulo V.- (1ª parte) Realización de campañas de acción directa en centros escolares: Luis Llanos Ortega. Biólogo experto en educación ambiental

 Miércoles, 27 de noviembre

 09:00 Módulo V.- (2ª parte) Realización de campañas de acción directa en centros escolares: Luis Llanos Ortega. Biólogo experto en educación ambiental

 10:00 Módulo VI.- Realización de campañas y programaciones directas en zonas de ámbito rural. Víctor García Valle. Biólogo experto en prevención

12:00 Módulo VII .- Realización de actividades y programaciones en actuaciones de tiempo libre y extraescolares. Eduardo Díaz de Benito. Biólogo experto en programaciones educativas

14:00 Módulo VIII.- Descripción de materiales existentes y análisis de contenidos. Miguel Prieto González. Jefe de Sección de prevención de I.F.

 15:00   Final Jornada        

Más Info y ficha inscripción:   

http://www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/formacion/Plan_Formacion__2013-Magrama-cuarto_trimestre_tcm7-301367.pdf

Plan formación 2013 del magrama 4º trimestre. Ficha de solicitud de asistencia a cursos

PROGRAMA DE CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUA, PARA
TÉCNICOS DE INSTITUCIONES NACIONALES E
INTERNACIONALES PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE DEL
MEDIO RURAL

AÑO 2013
CUARTO TRIMESTRE

1 Asesores de explotaciones agrarias y ganaderas. 1º edición

2 Asesores de explotaciones agrarias y ganaderas. 2º edición

3 Curso sobre formación y sensibilización para la prevención de incendios forestales: profesionales de la enseñanza.

4 Curso sobre formación y sensibilización para la prevención de incendios forestales para profesionales de la comunicación.

5 Curso Superior de Seguridad sobre Investigación de Accidentes

6 Curso de actuaciones de restauración hidrológico-forestal para la
conservación de los recursos naturales y mitigación de la desertificación
y el cambio climático

7 Curso sobre fertilización en una agricultura sostenible.

8 Controles en el “Paquete Lácteo”

http://www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/formacion/Plan_Formacion__2013-Magrama-cuarto_trimestre_tcm7-301367.pdf

Los incendios del año que viene se evitan actuando desde hoy. Serafín González. Presidente de la Sociedad Galega de Historia Natural. Vía @lavozdegalicia

Serafín González es investigador del CSIC experto en análisis de suelos y Presidente de la Sociedad Galega de Historia Natural.

Es uno de los científicos que más conoce el suelo de Galicia y sus amenazas, y el fuego es para Serafín González el principal atentado contra el futuro de la comunidad. Está convencido de que los incendios forestales del año que viene se empiezan a evitar desde hoy, «pero no solo con desbroces y cortafuegos, es necesario concienciar de verdad e invertir en el rural, no hay otra manera», advierte.

-Galicia está en la unidad de quemados. ¿Cómo hay que tratarla ahora?

-Lo primero es hacer una evaluación urgente del suelo, sobre todo en las zonas donde los fuegos fueron más extensos, como en Oia, monte Pindo o Cualedro. Ver cómo fue la severidad del incendio, y donde haya sido alta, la vegetación esté destruida y haya pendientes va a haber un riesgo de erosión importante, sobre todo si las lluvias vienen como en estos días.

-Porque donde haya erosión será difícil que se regenere algo.

-Sí, porque el suelo se empobrece en nutrientes y pierde espesor, lo que va a dificultar que surja vegetación. Además, las cenizas son muy perjudiciales si llegan a las zonas húmedas.

-¿Cómo se puede actuar desde hoy para evitar incendios el verano que viene?

-Donde hay una bolsa de incendiarios hay insensibilidad, desconocimiento y desafecto hacia el medio natural. Por eso hay que explicar que el matorral no es maleza y que los árboles no son combustible, sino seres vivos que juegan un papel en el ecosistema, no solo de suministrar oxígeno, sino también contribuyendo a almacenar agua y liberarla progresivamente y evitar con ello riadas en invierno y sequías en verano. Hemos investigado un incendio que en el 2010 quemó en Laza 1.700 hectáreas, pues solo en los dos primeros centímetros de suelo se perdió la capacidad de almacenar tres millones de litros de agua. La próxima vez ese suelo arderá con más facilidad.

-¿De qué manera explicamos esto para hacer ver a la sociedad lo que nos estamos perdiendo?

-Hay que hacerlo de manera transversal durante toda la educación, pero no solo en los colegios, porque no se sabe de ningún niño que queme el monte. Con ellos hay que preparar el futuro, pero para el año que viene lo que necesitamos es sensibilizar a los incendiarios, que son pocos, entre 3.000 y 6.000. Hace falta que los científicos preparemos un mensaje claro y que expertos en comunicación vean cómo transmitirlo, teniendo en cuenta los perfiles de los que queman y de los que consienten.

-¿Diría que los gallegos somos insensibles con la naturaleza?

-Vistas las cifras de incendios que hay, sí. Además, en Europa el fuego como herramienta agrícola se dejó de utilizar hace siglos, y aquí no, y por eso pervive esa mentalidad de utilizarlo y excusarlo cuando se va la mano.

-Y desde el punto de vista de la gestión del monte, ¿no hace falta también un cambio?

-Claro, una campaña de sensibilización no basta. Hemos gastado en los últimos cuatro años entre 92 y 107 millones de euros anuales en extinción:, es dinero quemado, no productivo. Hay que invertir en las zonas con mayores problemas, incentivando vivir en el medio rural, porque prevenir no solo es desbrozar y abrir cortafuegos. La verdadera prevención es educar y lograr rentabilidad del monte, pero no solo con madera, sino también con pastos, frutos o turismo, pero hace falta invertir.

-¿Pero se gasta más en extinguir que en educar y prevenir?

-A algunas empresas les va bien esa política de todo para la extinción, pero eso no resulta productivo para Galicia, no genera riqueza aquí. Es dinero quemado que no tiene efecto multiplicativo. La extinción es un gasto, y llevamos 30 años gastando y no hemos resuelto nada.

-Existe la creencia de que el monte se regenera rápido.

-Una zona llana con vegetación herbácea se puede recuperar en uno o dos años; si es de matorral, entre tres y cinco años; si tiene pendiente y el fuego fue intenso, de siete a diez. Pero si se quema un castaño de 200 años, tardaremos 200 años en tener otro igual. Donde los fuegos son recurrentes el ecosistema no es capaz de recuperarse, va perdiendo nutrientes, y se quemará con más severidad la vez siguiente.

-Políticamente no salimos del debate de a quién se le quemaron más hectáreas.

-Políticamente nunca se ha enfocado bien, ni unos, ni otros. No han tenido la altura de miras de reconocer que los incendios son el principal problema ambiental de Galicia y uno de sus mayores problemas económicos y de futuro. Los incendios requieren de un gran pacto porque es un problema social, ecológico, poblacional y económico muy grave. Ahora es el momento de resolver, porque los incendios del año que viene se evitan actuando desde hoy.

¿Por que carallo arde Galicia? Vía @NachoCarretero en @JotDownSpain

Por  en Jot Down Magacine

incendios-galicia

A las once de la noche del pasado viernes catorce de septiembre, Iván Lago —veinticinco años, estudiante de ingeniería técnica informática— salió de su casa de Maceiras para buscar a su gato, que tiene la mala e incómoda costumbre de escaparse de casa con la luna. Incrustada entre la costa y el monte, Maceiras es una pequeña aldea gallega en la frontera imaginaria de la Costa da Morte con el inicio de las Rías Baixas. «Cuando estaba a pocos metros de mi casa, con todo oscuro, escuché el grito de una vecina». Y enseguida su llamada desesperada: «¡Lume! ¡Lume!». Que, como todo el mundo sabe, significa fuego en gallego. Iván corrió hacia los gritos por un pequeño camino que sale de la aldea construido y asfaltado por los propios vecinos hace más de cuarenta años. Cuando llegó descubrió un conato de incendio, unas pequeñas llamas que nacían y comenzaban a devorar la maleza. «En cuanto lo vi me di la vuelta y corrí a casa a avisar a mis padres. No sé si hice lo correcto, fue lo que me salió. Después llamé al 085». El 085 —enseguida llegaremos a eso— es el teléfono gratuito del que disponen todos los gallegos cuando divisan un incendio forestal y que tiene hasta una cuenta de Twitter y su correspondiente hashtag: #seveslume085 (si ves fuego 085). «Mi padre —prosigue Iván— se echó al fuego. También el resto de vecinos. Aquí la gente se echa al fuego, de verdad. Se tiraron a él con cubos y mantas. ¡Mi padre estaba intentando apagarlo en zapatillas!». Mientras los vecinos de Maceiras trataban de sofocar las pequeñas llamas, el monte, enorme allá arriba, oscuro y sereno, contemplaba la batalla sabedor de que la derrota de los vecinos suponía su muerte. «Cuando por fin lo apagamos, encontré de casualidad un pequeño aparato. Era un depósito con un líquido, una mecha y un mechero de laboratorio. Le hice una foto y después vino un técnico forestal y se lo llevo», dice Iván. «Por cierto, que ese técnico forestal fue todo lo que vino, después de llamar al 085. Y tardó una hora», desliza quejoso. La noche siguiente los vecinos montaron guardia. Sabían que la cosa no quedaba ahí. Y acertaron. A las cuatro de la mañana volvió a ocurrir. «Otra vez llamas, en el mismo sitio. Esta vez ya ni llamamos al 085, lo apagamos nosotros mismos». La madrugada del domingo llegó el tercer intento, en el mismo punto. «Esta vez no pudimos controlarlo, las llamas se hicieron demasiado grandes». Por suerte para los vecinos de Maceiras el fuego avanzó hacia el arroyo que atraviesa la aldea y se extinguió, atrapado entre el agua y la carretera que, cuarenta años atrás, habían construido los vecinos. «Este año aguantamos», dice una mujer que escucha el relato de Iván, en un bar a pocos metros de donde se produjeron las intentonas. «El año que viene, a saber».

La zona donde se originó el fuego que Maceiras pudo controlar, luce ahora chamuscada, con algunos arbustos carbonizados. Alrededor, espesa maleza que se amontona y se extiende, monte arriba, cubriendo la ladera. ¿Por qué tres intentos de prender fuego aquí? ¿Quién fue? «Sabemos perfectamente quién fue y por qué lo hizo, pero eso es algo que te vas a ir de aquí sin saber».

En la carretera de vuelta, la que une Maceiras con Finisterre y pasa al pie del emblemático monte de O Pindo, las montañas están negras. Hechas carbón por otro fuego que sí tuvo éxito, que sí se extendió. Toda esta zona estaba en proceso de regeneración después de que un incendio similar la arrasase en el año 2006. El deprimente paisaje, sin embargo, solo supone una pequeña parte de las once mil hectáreas que se han quemado en Galicia este año, casi un tercio de la superficie total que se ha carbonizado en toda España. Y eso que Galicia ocupa apenas un 6% del total del suelo del estado. Más datos: desde 1991, año en el que comenzó a funcionar el servicio de defensa de incendios forestales, han ardido en Galicia 613.000 hectáreas en 188.070 incendios, según un informe de CCOO. No está de más recordar que una hectárea son diez mil metros cuadrados (que cada uno calcule la equivalencia en campos de fútbol). Para hacernos una lamentable idea, desde 1991 en Galicia ha ardido una superficie equivalente a la provincia de Ourense. O dicho de otro modo: una cuarta parte de Galicia reducida a cenizas. Que se dice pronto.

«Se ha instalado la idea de que el de los incendios forestales es un problema que no se está solucionando e incluso que va a más. Pero no es cierto». Interviene Tomás Fernández Couto, secretario general de la Consellería de Medio Rural de la Xunta. «En los años 90 había un promedio de nueve mil incendios al año. A principios de los 2000, unos siete mil. Actualmente, en Galicia, hay unos tres mil quinientos incendios al año (unos diez al día, de media), que son muchos, pero que son tres veces menos. Esta es una realidad que no siempre se dice». Otra realidad es que, pese al descenso general, en los últimos diez años en Galicia ha tenido lugar un tercio de todos los grandes incendios ocurridos en España (se considera gran incendio el que calcina más de quinientas hectáreas). En 2012 se dieron tres grandes incendios gallegos y este año ya van siete.

La gran pregunta es, ¿por qué? Si hay que sintetizar en una sola respuesta por qué Galicia arde sin control año tras año podría utilizarse la siguiente ecuación: superficie forestal sin parangón en el resto de España + propiedad privada de esta superficie en forma de minifundios laberínticos + abandono de estas propiedades por el éxodo de las nuevas generaciones hacia zonas urbanas + cultura del fuego como herramienta tradicional gallega. Esta suma ofrece gran parte de la solución a la gran pregunta, a las noticias que, una y otra vez, vemos en la televisión o escuchamos en la radio y nos alertan de un nuevo incendio en el noroeste. Hay más respuestas, sí, pero no se engañen. Ninguna resuelve tantos incendios en Galicia como la ecuación expuesta.

Foto1

Una casa en Carnota que refleja una de las problemáticas más importantes por las que arde Galicia: maleza alrededor de las casas, algo que está prohibido, ya hay que tener el perímetro de cincuenta metros limpio. Pero se incumple constantemente, lo que facilita que el fuego llegue a las casas.

Galicia alberga el territorio forestal más productivo de toda la UE, con diferencia. Hay, aproximadamente, un millón y medio de hectáreas forestales en Galicia de las que el 96% pertenecen a particulares. El problema es que este 96% está dividido hasta el hartazgo debido al imperio del minifundismo que prevalece en Galicia. La tradición de dividir las tierras entre los hijos y estos entre los nietos y así sucesivamente ha convertido Galicia en un puzle de un millón y medio de hectáreas en el que hay un dueño por cada tres hectáreas que, de media, las ha divido en quince parcelas que, para colmo, no tienen solución de continuidad, es decir, están separadas físicamente entre sí. Esta desorganización no tendría necesariamente que ser un problema si no fuera por la gran cantidad de núcleos urbanos que hay esparcidos por Galicia: treinta mil según datos de la Xunta, lo que supone el 50% de todos los que hay en España. La mayor parte de ellos padece el abandono de las nuevas generaciones. En Galicia, como en otros tantos sitios, la juventud huye del rural para instalarse en las zonas urbanas. Unas dos mil aldeas gallegas están desiertas y otras tantas tienen entre dos y tres vecinos. Esto ha desembocado en un abandono completo o muy elevado de los terrenos forestales. Los quince terrenos divididos en las tres hectáreas que suman el millón y medio de hectáreas forestales privadas apenas están cuidadas. Esto es, están llenas de maleza, arbustos y toxeira. Los viejos aldeanos no tienen tiempo, dinero ni ganas de desbrozar. Solución: la que siempre se ha utilizado en Galicia, la herramienta rural por excelencia que forma parte de la cultura y simbología gallegas: el fuego.

«La falta de ordenamiento y el abandono son la mecha de los incendios en Galicia», explica Jose Precedo, periodista de El País Galicia que ha cubierto durante muchos años el fuego forestal gallego. «Un campesino no tiene dinero para limpiar su terreno y le prende fuego. Ese fuego se extiende enseguida por el resto del monte, igual de descuidado, y ya tenemos otro incendio más». Cada año, en Galicia, hay medio millón de quemas de rastrojo. Con que un par de ellas se descontrolen, ya hay dos grandes incendios preparados. «Prenderle fuego a tu parcela es más barato, de hecho, es casi gratis. Y queda completamente limpia», explica Iván, el vecino de Maceiras. «Esto tiene solución: ordenar el monte, organizar una política de ordenación territorial», expone Precedo. «Pero esto supone medidas y programas a largo plazo, algo que choca de frente con la política. Aquí la Xunta, y todos los gobierno anteriores de todos los colores, han preferido reducirlo a un problema de delincuencia y centran sus soluciones en medidas a corto plazo, medidas electoralistas». La Xunta, en boca de Fernández Couto, responde: «Es muy difícil controlar un millón y medio de hectáreas divididas hasta el infinito entre propietarios privados. Aplicamos medidas públicas de control y gestión a unas setenta mil hectáreas nuevas cada año, pero es imposible llegar a todas».

Ricardo Rivas es agente zonal de los servicios de extinción de Medio Rural. Dirige y coordina los incendios forestales desde el distrito IV de Galicia, con base en Noia. Galicia se divide en distritos forestales con distintos grados de riesgo y con equipos de bomberos que, para muchos, son la élite de España. Ricardo lleva dieciocho años luchando contra el fuego y pocas personas como él —o sus compañeros— para hablar del asunto. «Efectivamente la quema de rastrojo para limpiar los terrenos es un gran problema. No solo les sale gratis limpiar así, sino que a veces hasta cobran indemnización si las focas (hidroaviones) les rompen algo con el agua o si la bulldozer les derriban árboles», explica. «Mira hasta qué punto aquí el fuego es una herramienta de trabajo y se aprecia, que nosotros hemos llegado a incendios y algunos vecinos nos han dicho: “¡deja que se queme esa parte, hombre! ¡No lo apaguéis justo ahora!”. También nos han insultado, nos quieren echar, nos han tirado piedras y hasta nos hemos encontrado con que habían defecado dentro del camión mientras estábamos trabajando».

Para evitar la quema de rastrojos —intentarlo— y frenar sus consecuencias, la Xunta lleva años aplicando medidas. Además de haber invertido quince millones de euros solo este año para limpiar el monte, en Galicia, desde junio hasta octubre, entra en vigor la campaña antiincendios, en la que, entre otras cosas, se refuerzan los servicios de extinción, se extrema la vigilancia y se prohíbe quemar nada en cualquier propiedad rural. El resto del año, para quemar, hay que tramitar un permiso a la administración. Además, cualquier casa en zona rural debe tener limpios cincuenta metros de su perímetro: los treinta primeros sin un árbol y los veinte últimos con los árboles separados. Incumplir esto supone graves multas. «El problema es que muchos no lo hacen —retoma Ricardo—, y con las propiedades tan descuidadas el fuego aquí se extiende rapidísimo». Por si fuera poco, y en lo que supone otra crítica recurrente de la sociedad gallega, los planes de prevención destinados a concienciar y sensibilizar a la población rural del peligro de usar el fuego no parecen estar funcionando.

Por eso Iván y el resto de vecinos de Maceiras sabían quiénes habían prendido fuego. Quiénes fueron los vecinos que quisieron limpiar su terreno de rastrojo y casi logran limpiar todo el monte. «Pero aquí nadie dice nada», admite Iván. «Nadie denuncia, ni por tener el terreno sucio ni por plantar fuego». Como siempre, en Galicia, todo es silencio, que tituló Manolo Rivas. «Aquí hay mucho fuego —sigue Iván— y necesitamos ayudarnos entre nosotros. No puedes estar a mal con el vecino. Si le denuncias a lo mejor no te ayuda en el próximo fuego». «¿Sabes quiénes son los únicos que denuncian? Los que vienen de Madrid o Valencia, jubilados que compraron casa aquí y viven aquí todo el año. Esos sí que denuncian». Leo Picallo, vecino de Corcubión, fue brigadista forestal durante dos campañas de extinción de verano. «Claro que todos sabemos quiénes son, pero ¿que vas facer?. No puedes denunciar si no lo pillas in fraganti. Es su palabra contra la tuya», argumenta. «Pero si a nosotros nos mandaron hacer base (esto es, mandar una brigada a vigilar una zona concreta) en puertas de casas, joder. Nos enviaban a vigilar a casas concretas porque sabían quiénes eran. Y aun así lo consiguen». Y lo consiguen porque no siempre son los propios vecinos quienes prenden fuego. En no pocas ocasiones contratan a gente para que lo ejecute. «Es más sencillo pagar a un paisano para que lo haga». Quien toma la palabra es un vecino de Ourense que prefiere no dar su nombre. «A los campesinos les conviene económicamente y se protegen entre ellos. Todo el mundo en los pueblos sabe quién quema, pero nadie denuncia porque para empezar, sería actuar contra sus propios intereses, y para terminar, aquí se ve como algo totalmente normal. “El monte es nuestro y, si queremos, lo quemamos” es una frase que escuché hace unos años y que define perfectamente la posición de la Galicia más sombría y rancia».

El 84% de los incendios en Galicia son intencionados, según un estudio hecho público por el Seprona de la comandancia de la Guardia Civil de A Coruña llamado Los incendios forestales en Galicia y su investigación. Este porcentaje puede resultar engañoso porque en él se incluyen las negligencias por la quema de maleza u otras prácticas campesinas. Pero, al fin y al cabo, es un fuego que alguien comenzó. El porcentaje de incendios intencionados en el resto de España se reduce al 33%. Los accidentales y fuegos naturales suponen el 7% en Galicia frente al 40% de España, el mismo porcentaje de los enmarcados por causas desconocidas, 7%, cuando en España es del 26%.

De la mano de la limpieza de terrenos va la búsqueda de regeneración de cultivos y pastos. Se trata de otro de los grandes focos incendiarios en Galicia pero que no deja de ser una nueva utilización del fuego como herramienta. «Cuando las llamas son en las zonas altas del monte —explica Ricardo Rivas— es por ganado. Queman zonas enteras para mejorar el pasto, pero muchas veces se extiende al resto del monte. Cuando el fuego es en las zonas bajas de la montaña, es por el cultivo». Ganaderos y agricultores queman sus terrenos para empezar de cero, pero, una vez más, la no ordenación del territorio convierte todo en un caos por el que una parcela que se incendia contagia rápidamente a las demás. Prueba de la importancia de este fenómeno es que, en las zonas de Galicia donde sí están organizados los ganaderos, como es el caso de la Mariña Lucense, en el norte, apenas hay incendios. «Hombre, allí el clima también ayuda, que es más frío y húmedo», apunta Ricardo. Con eso y con todo la diferencia es meridiana: en la última década en Ourense y Pontevedra hubo setenta y cinco mil y cincuenta mil incendios respectivamente. En Lugo no llegaron a quince mil. En algunos municipios lucenses, como Trabada, solo se quemaron 0,08 hectáreas el pasado año, eso a pesar de estar cubierto del que tal vez sea el mayor combustible incendiario en los montes gallegos: el eucalipto.

Foto2

Punto de inicio de un incendio la pasada semana en Maceiras, que los vecinos lograron sofocar.

El mapa de los incendio en Galicia divide la Comunidad en diecinueve distritos forestales, algunos de ellos calificados como ZAR, zonas de alto riesgo. Cada distrito cuenta con un jefe de distrito, tres técnicos forestales y varios agentes. El peor distrito, el distrito que cada año arde sin remisión, es el de Ribeira, el distrito forestal XI. : «Es la peor zona de España y seguro que una de las peores de Europa. Tenemos claro que todos los veranos arde», explica Ricardo. Cuando a Ribeira llegan los días 30-30-30 la suerte está echada.

Hay entre siete y once días al año que son críticos para el monte gallego. Son los llamados 30-30-30. En ellos hay más de 30 grados de temperatura, menos del 30% de humedad y vientos de más de 30 kilómetros por hora. Esos vientos, en Galicia, solo los trae el Nordés. «Aquí cuando hay Nordés temblamos porque es matemático: si sopla Nordés hay incendio», dice Ricardo. «Esos días, con un mechero en el monte, montas una fiesta de cien hectáreas en unos segundos», continúa. «Sin viento, el fuego es circular; si hay viento, hace una lengua que avanza. Como haya Nordés a noventa kilómetros por hora las llamas avanzan más rápido que una persona corriendo a campo abierto. ¿Sabes lo que es eso?». En el año 2006 hubo más días 30-30-30 de lo habitual, lo que convirtió aquel año en el de peor recuerdo para los gallegos, con noventa y cinco mil hectáreas quemadas. «Pero el peor que me viene a la memoria es 2011, porque llegó el fuego después del verano, en octubre, y ardió todo y teníamos menos medios», dice Ricardo. Ese año se quemó parte del parque natural de As Fragas do Eume.

No son pocos los campesinos y agricultores en Galicia que desvían culpas. Una creencia muy arraigada y generalizada es que el fuego se debe a las mafias madereras, que utilizan, una vez más, los incendios para regenerar y revalorizar montes. «Eso lo sabe todo el mundo», asegura el vecino de Ourense que prefiere mantenerse en el anonimato. «Las organizaciones de la madera contratan a gente para que quemen terrenos. Por eso en donde los madereros están organizados no arde el monte», se queja. Este argumento sostiene también que muchos de los incendios madereros, como el sucedido en O Pindo hace un par de semanas, tienen como objetivo evitar la declaración de parque natural de determinadas áreas. Lo cierto es que, al contrario de lo que sucede con el abandono y desorden del medio rural, esta motivación apenas cuenta con sustento real. «Nunca se ha demostrado una trama», dice Jose Precedo, periodista de El País Galicia. «Se insiste en la vía delictiva pero sigue sin demostrarse. Siguen sin aparecer esas supuestas mafias y organizaciones de delincuentes». En declaraciones a El País Galicia, la Fiscalía Superior de Galicia señala que «no existe ese imaginario de que los incendios son provocados por el trinomio “madera-urbanismo-economía del fuego”. No hay ningún propósito criminal concertado».

Pese a ello, pese a la insistencia de la Fiscalía en desmentirlo y la ausencia de pruebas, la Xunta insiste en la vía de la delincuencia como explicación a gran parte de los incendios. Por eso prender fuego al monte ya se castiga con entre cinco y veinticinco años de prisión y por eso los detenidos son unos doscientos cada año, lo que convierte a Galicia en líder absoluto en España. «La cuestión es, ¿a cuántos de esos detenidos se condena?», se pregunta Jose Precedo. A día de hoy, hay solo ocho personas encarceladas por provocar incendios forestales según datos de Instituciones Penitenciarias. Ocho.

«Toda la política de la Xunta, de los últimos gobiernos gallegos sin importar el color, ha sido convertir esto en un problema de delincuencia, reducirlo a delincuentes», insiste Precedo. El bipartito PSG-BNG llegó a hablar de bandas de motoristas encapuchados que jamás nadie vio. El eslogan de la campaña antiincendios de este verano del gobierno gallego es: «Los incendiarios ejecutan nuestros bosques, no seas cómplice de un crimen. Denúncialo a las Fuerzas de Seguridad. Si ves fuego, 085». Precedo termina: «No se trata de criminalizar o de solo criminalizar. Se trata de dejar de aplicar medidas electoralistas con cuatro años vista y apostar por políticas a largo plazo que terminen con esto de una vez. Hay que ordenar y conservar los montes. La Xunta se empeña en reducirlo todo, una y otra vez, a un problema de orden público». Desde la Consellería de Medio Rural, su secretario general, Fernández Couto, responde: «En los días 30-30-30 hay unos cien fuegos diarios, cada vez más cerca de grandes núcleos urbanos con clara intención de hacer daño. Aparecen cuatro focos a la vez, esto no encaja con los motivos tradicionales de uso del fuego que sí aparecen en otras zonas concretas». Y añade: «No tengo constancia de que sea terrorismo, ¿pero y si lo hubiera? Responde a la misma casuística». El debate está servido desde hace lustros en Galicia.

El uso del fuego como arma delictiva, aunque menor y difícilmente demostrable, sí está presente. Existen cientos de casos de ajustes de cuentas entre vecinos, venganzas y hasta intenciones de descubrir las lindes de las propiedades, desaparecidas entre la espesa maleza. Una vez más, las veces que haga falta, el fuego como parte intrínseca de la cultura galega. «Aquí en A Pobra do Caramiñal —explica Ricardo— había una banda que prendían fuego y luego daban un palo al banco, cuando la policía estaba en el monte. Hasta que llegó el ejército, les fue a casa y les dijeron: “Eh, que estamos por aquí, ¿vale?”. Y se acabó». Y es que el ejército, cada verano más, está presente en los montes gallegos. Hasta ese punto llega el problema.

«Y después los hay que plantan fuego para ver la fiesta», completa Ricardo. Los incendiarios y pirómanos abundan en Galicia, pero ni mucho menos son la explicación al problema. La Guardia Civil calcula que los incendios de este perfil no llegan al 7%. «En Boiro tenemos al capitán Cerillas, un vecino que ya sabemos que le gusta ver movilizados a los bomberos», cuenta Ricardo. Leo Picallo añade: «Un día estaba en un bar y uno cargado de cubatas empezó a gritar, “¡ese fuego lo planté yo!”. Como fardando de eso». Pero nadie dice nada.

Una colilla, la chispa de una obra o un tren que pasa, una brasa mal apagada, un rayo. O intereses urbanísticos. O mineros. La lista del resto de motivos que incendian Galicia es larga, pero si se limitara a ellos, si no entrase en juego la realidad del suelo gallego, no pasarían de ser incendios como los que cada año suceden en cualquier otro punto de España.

Foto3

Paisaje que se ve desde la carretera que une Carnota con Finisterre, al lado del monte de O Pindo.

Tanto fuego, tanto incendio, ofrece una contraparte digna de valorar. Galicia cuenta con los servicios de extinción más eficaces de España y probablemente con uno de los mejores de Europa. Eso, a pesar de las protestas de los sindicatos, que reclaman un mando único ya que, además de los servicios de la Xunta, existen dos empresas privadas subcontratadas, algo que, dicen los sindicatos, afecta a la coordinación. Además hay brigadas municipales, que dependen directamente de los ayuntamientos, lo que enreda todavía más el panorama. No está de acuerdo Ricardo, que lo simplifica: «Las empresas subcontratadas dependen de nosotros, hacen lo que les decimos». Añade: «Que eso no es un problema lo demuestra el hecho de que somos los mejores». Y lo dice muy en serio. Tras años de incendios, Galicia ha logrado una suerte de élite de servicios de extinción. «Se lo puedes preguntar a cualquier bombero forestal de España», dice Ricardo. «Hace unos años vinieron unos compañeros de Navarra a echarnos una mano. Había un incendio de cuatrocientas hectáreas en Oia. Ellos flipaban, claro, lo más grande que habían visto eran cinco o 1diez hectáreas. Les dije que subieran por un lado y al rato los tenía abajo: “eso no puede apagar”, me dijeron. Subió una brigada gallega y en veinte minutos estaba apagado». «De verdad no lo digo por vanagloriarme, te lo dice cualquier bombero de España».

Y por eso Galicia es plaza valorada. Un bombero forestal, un agente o un ingeniero de montes que trabaje un par de años en Galicia, hace currículum. «Uno viene aquí una par de temporadas de incendios y ya no le falta trabajo más en el resto de España». Y todavía así las brigadas gallegas escuchan otra de las creencias instaladas en Galicia sobre el origen del fuego: que son los propios bomberos quienes los provocan para cobrar. «Yo no sé de dónde sale eso», dice Leo. «Nosotros cobramos siempre, no solo cuando salimos». Ricardo añade: «Eso es como decir que los policías ayudan a que se den atracos porque cobran cuando los evitan. En dieciocho años de carrera no he conocido un solo bombero que prendiera fuego a nada».

La profesionalidad se desprende de su pasión por lo que hacen. «Es que engancha, ¿eh?», dice Leo. «Es un trabajo con mucha adrenalina y le acabas cogiendo mucho el gusto. Ahora, es muy duro. Igual estás dos días seguidos en un incendio y acabas lleno de golpes». Ricardo coincide. «A mí solo de ver humo ya me hierve la sangre, me encanta lo que hago pero que quede claro que es muy, muy duro. Muchas horas, corriendo por el monte, huyendo de las llamas». Un día casi no vuelve a casa. «Estábamos unos siete con una bulldozer, en Ourense. El fuego nos rodeó completamente y nos pusimos debajo de la pala. El conductor de la bulldozer gritaba, “¡no quiero morir, tengo una hija recién nacida!”. Yo también, joder, pensaba. Pero mantuve la calma. Al menos de cara al resto. Decidimos prender un contrafuego, con mecheros, era nuestra única opción. Y funcionó, logramos que se ahogara y tuvimos una salida. Pero llegué a pensar que no lo contaba».

La fascinación por el fuego y su uso, ya sea en el bando de los incendiarios, de los campesinos, de los delincuentes o incluso en el de los bomberos, es asombrosa en Galicia, una tierra donde el aguardiente arde hasta convertirse en queimada que sirve para purificar los espíritus, una tierra donde se celebra la noche de San Xoan más espiritual, saltando las hogueras sin remisión cada verano. Donde perviven los fachóns, los manojos de paja para alumbrar los caminos, o el magosto, donde se asan las castañas en las hogueras. El fuego como elemento básico de la cultura, purificador, cotidiano y necesario, tal y como relataba Manuel Murguía: «Se encierra en sí mismo, es puro como la llama y purifica cuanto toca. Sin él, nada en la tierra. Él vence a las tinieblas y el mal que en ellas se oculta, él es el principio, es el padre, el hermano, el hijo, el amigo del hombre…».

«Aún tienen que pasar varias generaciones para que se deje de usar el fuego como ahora, para que deje de ser una costumbre en las aldeas», dice Ricardo. El fuego como amigo, como herramienta, como tradición. Ante eso,¿que vas facer?

Fotografía: Nacho Carretero

@WWFespana: Los matorrales no son basura ni arden solos. Son una parte fundamental del bosque.

“Los bosques arden por estar sucios”, ”Los árboles se regeneran solos después de un incendio”.… Estas son sólo algunas de las falsas creencias que circulan en torno a los incendios forestales desviando la atención de las verdaderas causas y consecuencias del fuego. WWF ha grabado una serie de videos en clave de humor para desmontar estos mitos y leyendas en torno a los incendios, los bosques y la responsabilidad civilChamusClown y Panda son los personajes encargados arrojar luz y contarnos la verdad del fuego.

Montes Pirófilos o la falacia de los “Montes Sucios” #gestionforestal Vía @AgtesForestales

Publicado el Lunes, 29 Abril de 2013 por Roberto Naveiras

Este verano de grandes incendios estamos oyendo hablar de muchos parámetros, escuchando opiniones de expertos que nos hablan de causas y declaraciones de políticos de todo pelaje que aportan soluciones y/o señalan el problema.

El tema estrella son los recortes, incluso la prensa internacional ha hablado de ello, y la falta de inversión en los montes. Se sostiene que los montes están “sucios”, con infraestructuras viarias desatendidas, cortafuegos invadidos de matorral, falta de personal, etc.

Sin embargo, con un somero vistazo a una foto de Google Maps alguna de estas afirmaciones podría quedar en entredicho.

27b4275cdf67fac8ef7af010ec180724 M

Este recorte pertenece a los montes de Catrocontrigo, en León, que sufrió uno de los mayores incendios de los últimos años. Diez mil hectáreas calcinadas en una semana.

Como se puede ver, la zona estaba plagada de cortafuegos y la infraestructura de pistas forestales era de considerables dimensiones. Ampliando un poco vemos que los cortafuegos estaban limpios y que las pistas principales del monte estaban provistas de sus fajas de seguridad. Es decir, a vista de pájaro da la impresión de que los montes de Castrocontrigo no eran un ejemplo de abandono sino una factoría en la que se resinaba, se aprovechaba la madera, se plantaba… Lo que suele entenderse por una zona forestal con actividad y productiva.

Entonces, si los cortafuegos están en perfectas condiciones, las pistas son practicables y disponen de faja de seguridad y las repoblaciones tienen, presumiblemente, sus labores selvícolas realizadas en tiempo y forma… ¿Por qué se han quemado diez mil hectáreas de monte? A priori parece que la prevención no ha fallado y en las tareas de extinción se disponía de personal en abundancia perfectamente coordinado, según hemos podido leer en la prensa. Algún parámetro se nos debe de estar escapando porque las explicaciones que nos ofrece la red no parecen suficientes.

Qué más variables hubo en el incendio de Castrocontrigo y que ha costado más de un millón de euros?

Una de estas variables es que era un monocultivo de pinos de miles de hectáreas con apenas ruptura en la continuidad de la especie.

La otra, no menos importante, es que las condiciones meteorológicas era perfectas para un incendio forestal de estas proporciones: mucho calor, baja humedad relativa y viento fuerte y cambiante.

Con estas variables, que poco o nada tienen que ver con lo que se esgrime habitualmente, es suficiente para que, independientemente del causante, el monte arda como el polvorín que ya era. De nada sirve que haya más personal apagando, que se envíen medios de todo el país o que se movilice a los reservistas. El fuego ha entrado en una dinámica brutal y no saldrá de ella hasta que consuma todo lo que tiene que consumir. Tendremos fuego de copas, temperaturas elevadísimas y altura de llamas que hacen imposible un ataque directo. Los cortafuegos, de 25 metros de ancho, no sirven de nada porque las pavesas incandescentes se desplazan varios kilómetros y las fajas auxiliares de las pistas forestales parecen una broma al lado de semejante desastre.

Si esto pasa en montes que sirven de sustento a una parte importante de la población rural qué no pasará con otros en los que lo único que se ve en una fuente de alimañas o un impedimento para obtener beneficio económico de la forma que sea.

Se nos llena la boca a todos hablando de prevención pero incendios como el de Castrocontrigo nos demuestran que la prevención no consiste en mantener una red de pistas forestales de cientos de kilómetros, ni cortafuegos que, llegado el momento, resultan inservibles. No podemos pretender que, si dedicamos cientos de miles de hectáreas al monocultivo de especies altamente inflamables, los riesgos queden minimizados con unas estructuras de prevención pensadas para incendios poco virulentos.

Los encargados de la “cosa forestal” siguen pensando igual que lo hacían sus maestros del tardofranquismo, pretendiendo obtener beneficio del monte de la forma más rápida posible, usando especies de crecimiento rápido pero de gran inflamabilidad. Mientras no cambiemos esto, seguirá habiendo grandes incendios porque las condiciones explosivas para ello seguirán apareciendo de forma cíclica.


Nota: Se ha puesto el ejemplo de Castrocontrigo pero hay más montes “ejemplares” encuanto a infraestructuras de prevención que han resultado calcinados.

El Ministerio de Medio Ambiente envía a Mallorca el mayor dispositivo de medios aéreos y humanos de este año. Vía @elecodiario

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha anunciado este domingo que ha enviado el mayor dispositivo de medios aéreos y humanos de este año para ayudar en el incendio iniciado el pasado viernes en Andratx.

PALMA DE MALLORCA, 28 (EUROPA PRESS) vía @elecodiario

Así, desde primeras horas de la mañana, numerosos efectivos de este departamento participan activamente en la extinción del incendio, un dispositivo que se mantendrá o ampliará en función de la evolución del incendio, ha informado el Ministerio en un comunicado.

Concretamente, a las 15.00 horas de este domingo se encontraban trabajando sobre el terreno 11 aviones anfibios, siete de ellos con capacidad de carga de 5.100 litros; dos con capacidad de 3.100 litros de capacidad media y alta versatilidad en zonas abruptas y de acceso difícil. Además, hay un avión de carga en tierra y uno de observación y comunicaciones (ACO) procedentes de las bases de Los llanos (Albacete), Torrejón, Pollensa, Matacán, Málaga, Manises, Son Bonet y Muchamiel.

Simultáneamente, el Ministerio ha desplazado tres brigadas de refuerzo contra incendios forestales (BRIF) de Prado de Esquiladores (Cuenca), Daroca (Zaragoza) y Lubia (Soria). De esta manera, junto a la Brigada de Refuerzo de Lubia que se desplazó este sábado desde su base de Soria, este domingo el Ministerio ha incorporado a las BRIF de Daroca de Zaragoza y a la de Prado de los Esquiladores de Cuenca, medios técnicos de élite en actuaciones en primera línea de fuego con sus 51 componentes, entre técnicos, capataces y especialistas.

Como expertos en tareas de extinción en todas las zonas del territorio español y conocedores de la dinámica de trabajo de grandes incendios a lo largo de estos años, han recibido la petición de la Dirección de Extinción para hacerse cargo de zonas con alto riesgo y de extraordinaria importancia estratégica en la extinción.

Éste es el caso de la BRIF de Lubia, en la Moleta de s’Esclop, destinada en ese emplazamiento para evitar que el incendio se proyecte hacia el interior de la isla, zona a la que se le acaba de incorporar también la BRIF de Cuenca para reforzar la zona de defensa y ampliar el perímetro de cierre, o la importante actuación de la BRIF de Daroca en la zona de Comellar des Sabaters, en la zona de S’Arracó (al sur del incendio) para intentar que se acote la progresión de incendio.

A primera hora de la tarde, los trabajos continúan para intentar asegurar las zonas ante posibles cambios de la dirección del viento que las previsiones anticipan para el final de la jornada. El Ministerio continuará con el dispositivo que requiera el Govern dentro del operativo estatal que se aprueba y coordina de forma conjunta cada año, ampliando los medios que se consideren precisos.

Desde que el pasado viernes a las 12.46 horas fuera movilizado, en despacho automático, el avión de carga en tierra ACT de Son Bonet para el incipiente incendio de Andratx, el Ministerio ha participado activamente y con un gran despliegue de medios para atender las diferentes solicitudes del Ibanat.

Así, en una acción coordinada y de trabajo conjunto se han ido incorporando diferentes medios acordes a las diferentes necesidades de intervención, a las singularidades de los diferentes trabajos precisos y a la estrategia de lucha contra el fuego en cada momento.

En constante comunicación, tanto el Ibanat como la Central de Operaciones del Ministerio coordinan los trabajos, la operatividad de los medios de apoyo desplazados y todas las incidencias que se originan, estando pendientes de activar en cada momento los medios más adecuados para las dificultosas y amplias tareas de extinción de un incendio que ha alcanzado una dimensión que requiere una logística compleja y actuaciones muy específicas en cada zona.